Logo PIDE
Somos E.Pública
Sindicato del Profesorado Extremeño
Apartado de Correos nº1 - 06800 Mérida
correo correo@sindicatopide.org
Acceso a afiliados
CC: 927 24 93 62
PL: 927 41 22 39
CO: 927 11 01 00
NA:
¡La próxima!
Ciguena negra
BA: 924 24 59 66
ME: 924 31 01 63
DB: 924 81 13 06
ZA: 924 11 68 96
Transparencia e Igualdad


.

Aviso Legal
Buscador en la Web PIDE

Cartas y artículos de Educación

Blog
PIDE

«Interinos:
Trabajadores de segunda»


27/10/2002
Manuel Marín Ramos.

Quiero hacer una crítica
sobre el abuso descarado que se está cometiendo con el
personal interino de educación y a la vez si también
atañe a otros interinos de otros ministerios o consejerías.

A parte de tener el infortunio
de que nos destinan fuera de nuestro lugar de residencia al
no haber plaza para cubrir en tu ciudad y tener que andar con
la desdicha de estar cada año de un pueblo para otro,
de un centro educativo (en donde ya te has hecho a él
y conoces su mecánica, su alumnado, tus compañeros)
a otro centro educativo y que cada vez que nos manda a estos
centros educativos nos encontramos con el horario ya hecho,
un horario de muerte en donde tus horas lectivas suelen ser
las primeras y las últimas, encontrándote un espacio
vacío en medio y ves que la estrategia del funcionario
ha funcionado, un horario hecho a su medida, la de entrar tarde
y salir temprano (porque tiene carretera por medio, porque tiene
que ir a la guardería a por su hijo o porque tiene otros
asuntos que atender) y que también te encuentras con
las peores asignaturas, esas asignatura de la ESO o módulos
profesionales que todavía son difíciles de masticar
y que ellos claramente no quieren y por último te dejan
los peores cursos y los alumnos más conflictivos que
por supuesto serás ‘tutor’ de uno de estos cursos. Quiero
hacer una crítica a este sistema abusivo y descarado
en donde el interino claramente se ve desplazado a un segundo
lugar e indicar que yo también tengo carretera de por
medio, hijos en guarderías y asuntos que atender y que
el trabajo que realizamos es del mismo, repito, del mismo nivel
que el del afortunado funcionario.

HOY