Logo PIDE
Somos E.Pública
Sindicato del Profesorado Extremeño
Apartado de Correos nº1 - 06800 Mérida
correo correo@sindicatopide.org
Acceso a afiliados
CC: 927 24 93 62
PL: 927 41 22 39
CO: 927 11 01 00
NA:
¡La próxima!
Ciguena negra
BA: 924 24 59 66
ME: 924 31 01 63
DB: 924 81 13 06
ZA: 924 11 68 96
Transparencia e Igualdad


.

Aviso Legal
Buscador en la Web PIDE

Cartas y artículos de Educación

Blog
PIDE

«La
Cebada al Rabo»

26/08/2003

Emilia
Oliva
.

A
la Consejería de Educación Ciencia y Tecnología
habría que dedicarle una canción del corte de
aquellas que se cantaban en los colegios de pago “Qué
buenas son las hermanas…., qué buenas son que nos llevan
de excursión”, porque el paseíllo nos lo
van dando y nosotros lo recibimos con salvas y aplausos. “Qué
bien que salgan tantas plazas a oposición…” cantó
a coro la comunidad antes del viaje. A fecha de hoy, el billete
es sin regreso, de ida a la sima del paro. La Consejería
que solía dar el silencio por respuesta en años
precedentes ha cambiado de look y se digna a sacar notas explicativas
en las que arguye que las organizaciones sindicales han estado
presentes en todo el proceso del desarrollo de las oposiciones
(nota del 28 de julio de 2003) lo que según la citada
Consejería equivaldría a legitimar el proceso
por aquiescencia, connivencia o como se quiera de todos los
sindicatos. Y es aquí donde conviene matizar que en estos
trances, a los sindicatos, les toca el pañuelo en el
juego de la gallina ciega que son las oposiciones. Y es que
estar presentes en el proceso de desarrollo de la oposición
no equivale a decir que aquellas peticiones que se hicieron
desde algunos sindicatos se llevaran a efecto. Justamente aquellas
condiciones que harían de la oposición un proceso
transparente son las que no se han implantado: la publicación
diaria de resultados al finalizar las intervenciones de los
opositores citados; la publicación de criterios objetivos
para la evaluación de las intervenciones de los opositores;
la asistencia a los procesos de baremación de méritos;
la constitución de tribunales; o el proceso final de
adjudicación de plazas tras la fase de concurso. Y en
este juego de la gallina ciega, pese a todas las promesas e
instrucciones, los números, los datos objetivos en esta
última oposición siguen cantando. Con oscilaciones
que en algunas especialidades son representativas la realidad
es que de las 945 plazas finales a repartir en la oposición
del cuerpo de Maestros, 376 plazas se las han llevado opositores
que no tenían ninguna experiencia docente (39,78 %) y
254 que tenían menos de dos años (26,86 %) frente
a 315 opositores que tenían más de dos años
de experiencia (33,33 %). ¿Cómo ha sido posible
que este año también profesores que han sido aptos
para dar clase durante varios cursos no sean válidos
para funcionar como funcionarios? La culpa sin duda es de que
a las oposiciones -opositores, tribunales y sindicatos- asistimos
con los ojos cerrados.

Me cuentan que se han empezado negociaciones para mejorar las
condiciones de trabajo de los interinos docentes que amén
de no tener los derechos laborales que tienen todos los mortales
que trabajan para la función pública en este país
tampoco se les reconocen los complementos de antigüedad.
Que los complementos de antigüedad empezarán en
breve a pagarlos. Y es como un mal chiste. Porque ¿dónde
estarán –si no es en la mismísima calle-
los interinos que no aprobaron la oposición este año
si en Pedagogía Terapéutica hay 117 vacantes y
125 aprobados, en Inglés 177 plazas y 202 aprobados,
32 plazas conocidas en Música para noventa opositores
con plaza, 82 en Audición y Lenguaje para 101 opositores
con plaza, 116 plazas de Educación Física para
138 aprobados, 177 plazas en Educación Infantil para
289 aprobados.? Qué bien que sacaron tantas plazas …
pero les falló el ánimo. Unos 50 profesionales
con experiencia (¿padres y madres de familia?) de la
lista de Audición y Lenguaje pueden ir buscándose
las habas en otra parte. Del orden de 250 ó 300 de Educación
Infantil –me canso de contar- seguirán este curso
la misma suerte. En torno a los 70 de Inglés emigrarán
de las aulas. Unos 80 se irán a la mismísima calle
de la especialidad de Pedagogía Terapéutica, etc,
etc. Pacten trienios y mejoras en el trabajo para los interinos
de la enseñanza. Muerto el burro, la cebada al rabo.
Incomprensible situación la de esta región en
la que los trabajadores se renuevan bianualmente y las poltronas
cuatrienales se adosan de por vida a las posaderas de los que
nos gobiernan.

Qué buenos son los gestores de la Junta, que buenos son
que nos mandan de excursión.

ElPaís