Logo PIDE
Somos E.Pública
Sindicato del Profesorado Extremeño
Apartado de Correos nº1 - 06800 Mérida
correo correo@sindicatopide.org
Acceso a afiliados
CC: 927 24 93 62
PL: 927 41 22 39
CO: 927 11 01 00
NA:
¡La próxima!
Ciguena negra
BA: 924 24 59 66
ME: 924 31 01 63
DB: 924 81 13 06
ZA: 924 11 68 96
Transparencia e Igualdad


.

Aviso Legal
Buscador en la Web PIDE

Cartas
y artículos de Educación

Blog
PIDE

«Los
miserables»


14/08/2013 Alfredo Aranda Platero
Vicepresidente del Sindicato PIDE

Víctor
Hugo, allá por 1862, se inspiró en los oprimidos
(y en sus verdugos) para escribir “Los Miserables”;
una de las obras más conocidas del siglo XIX. En los tiempos
actuales, el ínclito escritor, hubiera encontrado todo
tipo de injusticias para dar rienda suelta a su inspiración
y seguir consiguiente éxitos literarios. Un caso claro
de injusticia es el precio demencial de la electricidad que, pese
a ser un bien de primerísima necesidad, los lobbys del
sector, con la aquiescencia de los gobiernos de turno, gravan
insaciablemente sus tarifas. La vieja idea de nacionalizar las
eléctricas (que un expresidente español puso encima
de la mesa y se quedó en nada) sigue esperando a que algún
valiente primer ministro español la lleve a cabo y, así,
acabar con el maldito oligopolio eléctrico que pisa el
cuello de los españoles con su insaciable apetito crematístico,
empobreciendo a las familias mientras ellos atracan sus yates
de 45 metros de eslora en Puerto Banús o en cualquier puerto
con el glamour suficiente para saciar el ego desmedido de sus
moradores.

Es infame el abuso que las empresas eléctricas comenten
contra la ciudadanía, convirtiendo la luz en un lujo para
la mayoría de españoles. La luz ha subido un 100%
en los últimos 5 años y sigue sin freno. El pasado
mes de julio volvió a subir el 1,2 % y en agosto ha vuelto
subir del 3,2. Y todavía deberemos dar gracias, según
apunta cínicamente el ministro de industria, José
Manuel Soria, que es su descargo dice que este incremento impide
la verdadera subida que debería ser del 42% (ya sabemos
lo que nos espera en los próximos meses). Cuando lleguemos
a ese 42% habremos tenido en pocos años una brutal subida
acumulada con el beneplácito de los que mandan. Después,
cuando llegue el momento, recibirán su premio convirtiéndose
en consejeros o asesores de estas macroempresas abusadoras. Entre
ellos queda el negocio. El nuevo sistema de tarifas que incoa
Industria abre la puerta a futuras subidas del recibo de la luz
a través de “la revisión automática
del recibo si se detecta un desajuste entre los ingresos y los
costes del sistema. Los aumentos de los costes conllevarán
un incremento automático de los ingresos mediante subidas
en los peajes de acceso”; en otras palabras, que la subida
de la luz no tiene techo. ¿Hasta dónde puede llegar
esta escalada de subidas permanentes? ¿Llegará el
día en que temblemos con la sola intención de accionar
un interruptor para prender una jodida bombilla de bajo consumo?
Si la nacionalización de las eléctricas devolviera
la factura de la luz a un nivel razonable, se debería nacionalizar
sin más dilación. Ha llegado el momento de que particulares
y comunidades de vecinos se planteen seriamente, como alternativa
a las compañías vampíricas de luz, la instalación
de energía solar fotovoltaica para autoconsumo, y darles
con el Sol en las narices a todo esta caterva de estafadores masivos
que tienen contra las cuerdas a millones de españoles.
Pero el gobierno, gobernando al dictado de las eléctricas,
pretende entorpecer el autoconsumo de energía solar haciendo
pagar por cada kilovatio que se produzca, para lo que pretende
sacar adelante un Decreto que parece salido del mismísimo
orto (que diría un argentino). Un peaje confiscatorio que,
si finalmente se lleva a cabo, será un nuevo latrocinio.
El esperpento llega a tal nivel de necedad y malvado surrealismo,
que ahora pretenden cobrarte por el sol que llega al tejado de
tu casa como se te ocurra aprovecharlo. ¿También
tendremos que pagar por el agua que recogemos en cubos cuando
llueve? ¿O por el oxígeno que respiramos? ¿O
por cada tronco que quemamos en una chimenea para calentarnos?


Mientras el oligopolio de las eléctricas y la manipulación
de las estructuras del poder político que llevan a cabo
no se rompa, los ciudadanos estamos condenados a no pagar jamás
un precio justo por el gasto eléctrico familiar. En España
se paga la electricidad más cara de Europa, un recibo de
luz que viene con innumerables aditivos que incrementan la factura,
de tal forma que una gran parte de lo que se paga no es gasto
real de energía. También gozan en el resto de Europa
de la posibilidad de periodo valle (reducción de precio)
durante todo el fin de semana, lo que es España es impensable.

La peor delincuencia es la institucionalizada, aquella que se
recubre de “legalidad” para favorecer a unos pocos
y esquilmar a los ciudadanos. ¿Cuándo tendremos
un gobierno que gobierne para todos y no sólo para unos
pocos? Es del todo inaceptable que un grupo de personajes sedientos
de dinero tengan acojonados a millones de españoles, pero
más impresentable es que el gobierno de turno lo permita
y legisle para que así sea. Tanto al PP_Gürter como
al ERE_Psoe no gobiernan para quienes les votan; entre ambos han
venido sumando, hasta ahora, 20 millones de votos de los ciudadanos
de a pie pero gobiernan para un puñado de grupos de presión.
Desde aquí lanzo un reto a esos 20 millones: no votéis
a ninguno de ellos, castigadlos. La regeneración política
no está en sus manos, está en las nuestras.

El
Periódico Extremadura