"Un interino es cada día mejor docente y peor opositor"

José Quintero. Granada.
Escuela Española - Núm. 3.576 (414)
10 de abril de 2003


Conscientes de haber dinamitado el equilibrio de fuerzas sindicales de la enseñanza pública no universitaria andaluza, los miembros del Sindicato Andaluz de Docentes Interinos (SADI) están aprendiendo a «administrar» su poder en la Mesa Sectorial de Educación. Con casi 9.000 votos respaldando su labor y 58 delegados sindicales, confiesan que están deseando cumplir el primer artículo de sus estatutos: adquirir la soñada estabilidad y desaparecer del mundo sindical. En su corto camino sindical, ahora que acceden a determinada información y se sientan en determinadas reuniones, sienten «perplejidad» por cómo se administran los recursos educativos.

Pregunta.- ¿Qué razones motivan un éxito electoral tan espectacular?

Respuesta.- Sin duda, una situación de necesidad. Este colectivo formado por casi 22,.000 docentes en Andalucía tiene una necesidad urgente de salir de esta situación de precariedad. Además, es una cuestión de dignidad. El sindicato ha sido la casa que todos hemos encontrado. En definitiva los interinos hemos votado «en familia».

P.- ¿Por qué un sindicato de interinos?

R.- Porque nos hemos sentido desamparados. Hay una fecha clave, en el año 2000. Durante una manifestación todos los interinos presenciamos la falta de unidad sindical sobre nuestro colectivo y su problemática. Aquí arranca la idea de movernos nosotros para resolver nuestros problemas.

P.- ¿Qué aporta SADI a la acción sindical?

R.- Nosotros valoramos la acción sindical anterior a la existencia del SADI como de «buena intención», pero provocando que la situación del interino vaya a un camino sin retorno. Es decir, un interino cada día que pasa es mejor docente, pero peor opositor, y lo único que nos ofrecen los otros sindicatos es una oposición memorística donde no se valoran otros conceptos como actitudes didácticas.

P.- ¿Por qué SADI no firma el acuerdo de estabilidad?

R.- Porque no da una solución definitiva. Ese acuerdo es pan para hoy y hambre para mañana. Cuando acabe este periodo, las hipotecas aún no se han pagado, ni el coche... Además, amenazan con sacar ofertas de empleo como la de este año, que es de 4.500 plazas, lo que ya supondrá un duro golpe al colectivo. Este pacto sólo alarga nuestra agonía y dentro de cinco años seremos menos competitivos. Además, se da la circunstancia de que SADI no ha participado en la elaboración de dicho pacto entre la Consejería y los sindicatos, cuyo preacuerdo se firmó sólo 26 días antes de las nuevas elecciones sindicales.

P.- ¿Les ha sorprendido la oferta de empleo para este año?

R.- Con ofertas masivas de empleo como ésta, con el actual sistema de acceso regido por el Real Decreto 850/93, en el que la experiencia docente no es pauta real de selección, los interinos andaluces empeorarán sus condiciones laborales aumentando su movilidad geográfica, al margen de que muchos compañeros interinos engrosarán las filas del paro. Además, en el caso de Andalucía, es una medida electoralista.

P.- ¿El Real Decreto 850/93 es infranqueable?

R.- Hay margen legislativo para, dentro de la comunidad autónoma y en el Parlamento andaluz, poder diseñar un plan de empleo del profesorado interino. Se está haciendo en otras administraciones y se está gestionando en otros ámbitos, como el universitario.

P.- ¿Por qué creen que se ha dejado que crezca tanto el número de interinos?

R.- Porque somos muy baratos. La estructura educativa es muy rígida y unos trabajadores en esta situación son fáciles de manejar, y también por falta de planificación y cierta dejadez. En el estatuto de la función pública se expresa claramente lo que es un interino. La Administración educativa coge esa figura y pretende resolver un problema de falta de previsión y de instalación de un nuevo sistema educativo. Nos ponen y nos quitan donde quieren y cuando quieren.

P.- ¿Las oposiciones restringidas son la solución?

R.- La doble vía no la contempla el MECD y además actualmente es inconstitucional. Nosotros estamos en una posición más abierta, pensamos que debe haber un itinerario de acceso. Que cualquier interino que sea contratado por la Administración educativa tenga claro que algún día será funcionario siguiendo un itinerario. Y que este itinerario no contemple exámenes memorísticos en competencia desleal con otras personas que vivan otra realidad social.

P.- ¿ A quién le corresponde arreglar esta situación?

R.- A quien la ha creado, esto es, la Administración pública. Un ejemplo de arreglo lo tenemos en la Sanidad. Nuestro problema es que las salidas excepcionales se hacen una sola vez. Hace falta una voluntad política ,y la conciencia del problema que se genera con nuestra presión.


[ noticias] [interinidades] [oposiciones] [legislación] [red PIDE] [cartas] [foros]
[chat] [concurso traslados] [elecciones 2002] [enlaces] [afíliate] [e-mail]